Tecnología ponible

Ya hace un tiempo que las empresas de tecnología están sacando al mercado productos llamados ponibles (wearable). Se trata de indumentaria o herramientas personales de uso habitual que incorporan tecnología. La filosofía que hay detrás de este tipo de ingenios es la hibridación entre el mundo digital y el mundo físico. Los institutos de investigación lo han llamado Internet de las cosas. En este mundo hiperconectado, las neveras, las camisetas, los libros y las latas estarán equipados con dispositivos minúsculos. La tecnología ponible nos permitirá interactuar con ellos y sacar información. Sabremos cuánto cuesta este vestido que está en el escaparate y dónde se ha fabricado, y podremos compartirlo con nuestra red de contactos. ¿Tenéis algún gadget de este tipo? ¿Nos atrevimos a hacer una lista?

El caso más conocido es quizás el de Google Glass, unas gafas creadas por Google que se encuentran en fase de pruebas y de las que vimos bastantes ejemplares en el Mobile World Congress. Este dispositivo permite disponer de la información que proporciona un teléfono inteligente sin utilizar las manos. Vendría a ser la versión más simplificada de un móvil y está equipada de serie con algunas aplicaciones sencillas para acceder a Internet, sacar fotografías o vídeos, compartir información, hacer traducciones u obtener direcciones. Las aplicaciones más espectaculares vendrán de la mano de los desarrolladores, que ya están pensando en explorar todas las posibilidades de la realidad aumentada que nos permitirá obtener información en tiempo real de lo que estamos viendo en cada momento. Eso sí, muchas de las aplicaciones que se están desarrollando ahora mismo están orientadas a la venta y al márqueting.

Google Glass hace todo esto mediante una pequeña pantalla situada en la parte superior derecha de uno de los ojos. La información no es muy intrusiva ya que el usuario es quien decide en cada momento cuándo quiere activar la pantalla y ver los avisos. Es más complicado interactuar con el dispositivo: se puede hacer a través de un widget táctil situado en una de las patillas o bien con comandos de voz que, por ahora, sólo entiende si se hacen en inglés americano. Las Google Glass están pensadas para utilizarlas junto a un teléfono. Por este motivo la conectividad está limitada a las redes Bluetooth y WiFi y en este último caso es obligatorio identificarse como usuario de Google. Las aplicaciones de terceros, eso sí, no tendrán acceso directo a nuestros datos.

Otros ejemplos de este tipo de tecnología son relojes inteligentes táctiles y con acceso a Internet; pulseras que controlan las calorías que gastamos, la calidad del sueño que tenemos, etc. a partir del pulso cardíaco; o anillos que sirven para desbloquear puertas, el móvil o activar aplicaciones.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s