Intérpretes y traductores jurados para un mundo global

¿Una mala traducción puede cambiar el transcurso de la historia? Lo demuestran incontables casos. Trasladémonos, por ejemplo, justo 73 años atrás. Es julio de 1945. Las potencias aliadas, reunidas en Potsdam, envían un ultimátum de rendición incondicional a Japón en el que explicitan que cualquier respuesta negativa conllevará una “destrucción rápida y total”. El primer ministro japonés, Kantaro Suzuki, declara que “se abstiene de hacer comentarios” hasta consensuar una respuesta con el gobierno. Utiliza la palabra mokusatsu, que significa ‘silencio’ en el sentido que el primer ministro lo emplea. Pero el traductor encargado de devolver la respuesta a los aliados usa otra acepción de la palabra: “ignorar con desprecio”. Diez días después la bomba atómica cae sobre Hiroshima…

Imatge presa en una de les sessions de la Conferència de Potsdam (juliol de 1945). Hi són presents Harry S. Truman i Joseph Stalin. [Bundesarchiv, Bild 183-R67561 / CC-BY-SA 3.0]
Imagen tomada en una de las sesiones de la Conferencia de Potsdam (julio de 1945). Están presentes Harry S. Truman y Joseph Stalin. [Bundesarchiv, Bild 183-R67561 / CC-BY-SA 3.0]
La habilitación de personas cualificadas para la traducción y la interpretación juradas es un imperativo en un mundo internacionalizado. Personales, políticas, económicas… las interacciones mundiales de todo tipo crecen a un ritmo constante y exponencial. También en Cataluña, y esto conlleva con frecuencia tener que disponer de traducciones fieles del catalán a otras lenguas y viceversa.

Por ello, la figura del intérprete y el traductor jurado del catalán está en alza en el ámbito profesional. Y también por eso la Generalitat ha actualizado la forma en la que se regula el acceso a la habilitación oficial. Así, el Gobierno ha aprobado un nuevo decreto de la traducción y la interpretación juradas a la lengua catalana, que favorece que más personas accedan a un ámbito de mercado de trabajo con trabajo asegurado. ¿Por qué? Por tres motivos:

  1. Se adapta a los nuevos itinerarios formativos de nivel superior, ya que la vía principal de acceso a la habilitación jurada es la solicitud de reconocimiento del grado oficial en Traducción e Interpretación o de un título de postgrado de especialización .
  2. Simplifica los contenidos y la estructura de la prueba de acceso a la habilitación para aquellas personas que no hayan cursado estudios de traducción e interpretación.
  3. Prevé que los traductores jurados puedan utilizar la firma digital para validar los documentos, y adecua el Registro Oficial de traductores e intérpretes jurados al nuevo Reglamento general de protección de datos.

Es cierto: un traductor o intérprete jurado no evitará guerras. Pero será de mucho servicio para las administraciones públicas de Cataluña trabajando con documentación jurídica, administrativa y económica oficial. Y contribuirá a equiparar el catalán al castellano en cuanto a derechos y deberes de la ciudadanía.

¿Te animas ahabilitarte como traductor o intérprete jurado? Todo lo que necesitas lo encontrarás en http://gen.cat/2MWyFf1.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.